China, país de leyendas

Consejos para tu viaje a China

Gran muralla China China :: Gran muralla China Antes de darte detalles sobre su oferta turística, te vamos a dar algunos datos de interés para tu estancia allí:

Lo primero, el idioma. Su idioma oficial es el chino mandarín, que como sabrás tiene una ortografía muy compleja. Por ello es recomendable llevar siempre una tarjeta del hotel o alguna dirección en su idioma, por ejemplo para coger un taxi o preguntar por alguna dirección. Los mapas no te serán de mucha ayuda. Además muy poca gente habla inglés y por gestos tampoco es fácil que nos entiendan. Son muy reservados así que un guía bilingüe te facilitará las cosas.

También es importante llevar dinero suelto ya que cobran por todo, hasta por usar el servicio en sitios públicos. La moneda oficial es el yuan renmimbi, su símbolo es ¥ y su código CNY.

Respecto al clima, dada su vasta extensión varía mucho dependiendo de las zonas, desde el sureste tropical al árido y desértico interior occidental. El Himalaya también condiciona el tiempo al impedir el paso de los monzones al norte, que tiene un clima continental frente al húmedo este. Por último está la zona helada de Qinghai-Tíbet.

En los destinos turísticos ve preparado para las aglomeraciones. El turismo interior ha crecido muchísimo y los chinos suelen viajar en grupos enormes.

A continuación os comentamos los destinos más visitados:

Pekín-Beijing

Pekín :: Ciudad prohibida Pekín :: Ciudad prohibida Pekín es la capital oficial de China. Tiene poco más de 20 millones de habitantes y, aunque es conocida por su arquitectura moderna y sus rascacielos, sus atractivos históricos la hacen única.

De historia milenaria, fue destruida en varias ocasiones debido a los conflictos internos entre dinastías. En el siglo XV la dinastía Ming trasladó allí la capital y, para alojar a la corte, el emperador encargó la construcción de la famosa Ciudad Prohibida. Tras las Guerras del Opio y la caída de la dinastía manchú se estableció la república y dejó de ser la capital hasta que en 1949 el Partido Comunista toma el poder y la devuelve su capitalidad.

En el siglo XX con el crecimiento económico y demográfico se levantarán cientos de rascacielos convirtiéndose en la actualidad en la gran urbe moderna que es. Todo ello contrasta con la humildad de los callejones o hutongs de la parte antigua y con los monumentos imperiales que han sido rehabilitados.

Historia aparte, desde aquí te ofrecemos unas recomendaciones y sugerencias para sacarle el mayor partido a tu viaje.

Al ser una ciudad muy extensa vas a necesitar utilizar el transporte público para recorrer Pekín. El medio más típico es el rickshaw, que no deja de ser una bicicleta con un carro para uno o dos pasajeros. Los hay a pedales y eléctricos, éstos algo más caros. También hay autobuses, pero no hay carteles de paradas o si los hay no entenderás nada a no ser que domines el chino. También hay metro, pero claro, te pierdes muchas cosas.

A continuación te indicamos los lugares indispensables para disfrutar de Pekín:

La Gran Muralla China, el emblema del país. Tienes la opción de hacer la visita guiada en español, con tres variantes: Badaling, que es la más turística y visitad y posee teleférico, Mutianyu, con mejores paisajes, menos concurrida y con bajada en tobogán, y Simatai, que está casi sin restaurar, es un circuito más duro y es apta para el trekking. Cada circuito te lleva alrededor de dos horas.

A la vuelta lo mejor es aprovechar y visitar las tumbas subterráneas de Ming donde están enterrados trece emperadores con sus concubinas.

Ya en el propio Pekín, puedes empezar por la Plaza de Tiananmen, la plaza más grande del mundo donde también se encuentra el mausoleo de Mao.

Si sigue por el Norte cerca encontrarás La Ciudad Prohibida, donde vivieron 24 emperadores chinos durante cinco siglos. En su puerta sur , con el retrato de Mao, puedes ver el espectáculo de cambio de guardia y desfiles militares.

Ya en el interior para en los Salones de la Armonía, especialmente el de los Lamas, donde se celebraban las ceremonias imperiales. Visitarla entera te puede llevar más de medio día, recuerda que contaba con 9.000 habitaciones.

Por encima está la Colina del Carbón con unas vistas impresionantes de la ciudad, aunque no muy apto para el paseo.

Para recorrer los viejos callejones de Pekín (hutongs) alquila un rickshaw y piérdete por sus adentros, verás casas muy antiguas con tiendecillas a pie de calle y un ambiente muy evocador.

Tian Tian, o templo del cielo, es un inmenso recinto sagrado que está situado en un increíble jardín donde los chinos se reúnen para hacer tai chi opasarla tarde. En su interior hay varios templos, destacando la Bóveda del Cielo, rodeado por el Muro del Eco, una gran pared curva que se utilizaba para los rezos y que produce increíbles efectos acústicos.

Una visita inexcusable es el Palacio de Verano, donde se retiraban los emperadores huyendo del calor. Está a las orillas del lago Kunming, en un paraje maravilloso. Alberga multitud de templos, palacios y jardines en sus casi 300 hectáreas. Destaca la Gran Galería con vigas decoradas con más de 14000 pinturas que recrean la mitología e historia chinas a lo largo de más de 700 metros. Visitar todo el palacio te puede llevar varias horas.

Si quieres ir de compras tienes el Mercado de la Seda. En contra de lo que su nombre indica es un centro comercial de cinco plantas gigantesco, el paraíso de las imitaciones y el regateo.

Por la noche el mercado nocturno de Wangfujing es un sitio ideal para probar los aperitivos más sorprendentes y peculiares en la multitud de puestos callejeros. Es de las principales calles de la ciudad, con grandes almacenes, muchas tiendas y restaurantes.

Por último también podemos recorrer La Villa Olímpica que acogió los JJ.OO. de 2008, con construcciones y estadios impresionantes como el Cubo de Agua. Eso sí, es preferible ir por la noche ya que cuentan con una iluminación multicolor muy llamativa.

Shangai

Shangai :: vista nocturna de la ciudad Shangai :: vista nocturna de la ciudad Shangai es la ciudad más modernizada del país y una de las más pobladas, con más de 20 millones de habitantes. Aunque sus orígenes se remontan al 1.000 a.C. es en el siglo XIX cuando empieza su auge al convertirse en el puerto fluvial más importante de Asia. Se convirtió entonces en asentamiento colonial de franceses, ingleses y norteamericanos. A las orillas del río Huangpu se encuentra el Puerto de Shangai, el más importante del mundo en tráfico de mercancías.

En la zona colonial tenemos por un lado varios lugares de larga tradición china y zonas que muestran la importancia de su historia colonial. En un orilla del río está Bund, su famoso paseo fluvial, con majestuosos hoteles y bancos de arquitectura colonial. Desde él se divisa el espectacular distrito financiero de Pudong, al otro lado del río.

Una buena opción para disfrutarlo es el túnel mirador de Bund, un transporte acristalado que cruza bajo el río entre luces multicolores. También están los ferries que sus habitantes usan para cruzar de una orilla a otra en cinco minutos. En ambos casos las vistas son sorprendentes.

En el distrito de Pudong nos espera la Perla de Oriente (457 m), su famosa antena de televisión rodeada de gigantescos rascacielos. Se puede subir a ella para ver todo Shangai desde las alturas. También lo podemos hacer en el hotel Hyatt tomando un té.

Después puedes volver a cruzar hasta el muelle de Dongmen y dirigirte a la ciudad vieja, Fangbang Zhonglu. En el casco viejo encuentras multitud de tiendas y puestos de alimentos y souvenirs. Alli se encuentra además el Templo del Dios de la Ciudad. Está rodeado de mercadillos de animales vivos.

Siguiendo por la zona vieja está el Jardín Yu y su Bazaar. Es el típico jardín chino con peces nadando en sus lagunas y recorriendo sus laberintos puedes dar un atractivo paseo. En el exterior está su famoso bazar repleto de turistas extranjeros en busca de gangas.

En sus inmediaciones encontramos la Concesión Francesa, con antiguas villas de estilo francés y callejuelas repletas de boutiques, cafés y bistros.

Ya en el centro de la ciudad se encuentra la Plaza del Pueblo, símbolo del poder comunista, con un gran jardín para descansar en el medio de Pekín.

En su interior puedes visitar el Museo de Shangai, con más de 120.000 piezas que abarcan desde el neolítico a nuestros días. También está en su interior el vanguardista Gran Teatro de Shangai, un imponente y moderno edificio que mezcla arquitectura tradicional y occidental. Tiene un auditorio de 2.000 metros cuadrados, todo su suelo es de mármol blanco, y en él se representan obras de todo tipo: ópera, teatro, danza y espectáculos llegados de todo el mundo.

No lejos se encuentran las dos calles comerciales más importantes de Shangai: Nanjing Donglu y Jiujang Lu, con centros comerciales y tiendas de ropa de marcas de todo el mundo.

Para disfrutar de arte moderno está el Museo Arte China, construido para la Expo 2010 con un diseño moderno que mezcla oriente y occidente y alberga sobre todo pintura china contemporánea.

Siguiendo con el arte, en el barrio de Tianzifang hay multitud de galerías y talleres de artistas, además de ser uno de sus barrios más tradicionales.

Pero si lo que quieres es conocer la China profunda y tranquila, alas afueras está la aldea de Zhujiajiao, con 1.700 años de antigüedad y multitud de ríos y puentes de piedra y casas tradicionales a sus lados. Ideal para visitar en una pequeña barca.

Por último, para los niños, está también el Shangai Disney Resort, un gigantesco parque de atracciones con temática Disney y diversión garantizada.

Xian

Guerreros de Terracota Xian :: Guerreros de Terracota Xian se encuentra en el centro del país y es la ciudad donde terminaba la tradicional Ruta de la Seda. La ciudad tiene más tres millones de habitantes y es la heredera de la antigua Changan, primera capital de la China unificada.

Es conocida en todo el mundo por los guerreros de terracota, pero te ofrece muchos más encantos. Lo que ocurre es que al ser China un país tan grande y con tanto que visitar, los turistas rara vez pasan aquí más de un día. Si decides quedarte dos o tres días aquí te va una pequeña guía:

En plan arqueológico es muy interesante el Museo de Banpo, donde puedes observar los cimientos, tumbas y restos de la que está considerada, con más de 6.500 años de antigüedad la aldea más antigua de Asia. Muy interesante si te gusta la historia.

En el Mausoleo del primer emperador de China es donde se encuentran los famosos guerreros de terracota. Se trata de un yacimiento del siglo III a.C. donde apareció enterrado junto al Emperador un verdadero ejército de figuras a tamaño natural de guerreros con sus caballos y armas. Fue descubierto en 1974 y desde entonces es un fenómeno turístico. Para visitarlo debes desplazarte de la ciudad, bien en excursión guiada o en autobús.

Muy cerca se encuentran las Termas de Huaqing, un complejo palaciego impresionante que era el lugar de descanso de la dinastía Tang. Los palacetes están construidos alrededor de unas aguas termales y está muy poco masificado. Además desde allí puedes tomar un teleférico para subir hasta la Montaña Li Shan, en cuya cima hay un increíble templo taoísta.

En la capital, lo primero que llama la atención es la Muralla de Xian, con 14 km. de longitud y hasta 20 m. de altura. Tiene cuatro entradas, cada una en un punto cardinal, y por la tarde-noche tienen una iluminación increíble, mientras en el resto de la muralla se encienden farolillos rojos.

Ya dentro, en el casco antiguo encontramos el Barrio Medieval, con los típicos puestos de comida y artesanía. Heredero del cruce de viajeros que era la Ruta de la Seda,atrajo a muchos comerciantes del Islam. En él se encuentra la Gran Mezquita, con mezcla de estilos, aunque respetando la arquitectura china. La entrada a la Sala de las Oraciones sólo está permitida a musulmanes. Sus jardines son encantadores y por la noche cientos de puestos de comida inundan la zona.

En el centro de la ciudad se alzan la Torre de la Campana y La Torre del Tambor, dos bellos torreones del siglo XIV que servían para llamar al rezo o avisar a los vecinos en caso de peligro.

Se encuentran rodeadas de modernos edificios, ya que en Xian no se ha respetado mucho el entorno histórico.

Otra visita ineludible es la Pagoda del Gran Ganso Salvaje, un templo budista del siglo VII con una gran torre en la que los monjes traducían los textos budistas a otros idiomas. Entre sus templos destaca el la Gracia Maternal y sus jardines.

Ya por la noche podemos asistir a alguno de los espectáculos de danza china tradicional en lugares como el Shaanxi Grand Opera House.

Hangzhou

Hangzou :: Pesca tradicional China Hangzou :: Pesca tradicional China Hangzhou ya fue descrita por Marco Polo como una de las ciudades más bellas del mundo. Se encuentra a sólo 180 km. de Shangai y están conectadas por alta velocidad, lo que la convierte en un destino ideal como excursión, aparte de que atrae a mucho turismo interior.

Tiene seis millones de habitantes y está conectada con Pekín a través del Gran Canal, Patrimonio de la Humanidad, con más de 1.800 km. de longitud. Su entorno montañoso es espectacular, con enormes parques y lagos.

Sin duda, su principal atractivo es el Lago Oeste. Situado en el centro de la ciudad, alberga pagodas, puentes, esculturas, jardines botánicos…Es el lugar elegido por miles de chinos procedentes de Shangai para pasar el fin de semana. Lo ideal es alquilar una bicicleta para visitarlo (sólo te piden una fianza que te reintegran al devolverla) debido a su gran extensión.

También puedes cruzar el lago contratando un crucero, una barcaza a remo o incluso un barco restaurante.

La influencia budista es muy patente en construcciones como el monasterio de Yongfu, rodeado de bosques centenarios de sauces y bambú.

En el Templo Lingyin encontramos 470 tallas budistas repartidas por sus laderas. Fue constrido en el siglo IV y ha sido remodelado hasta en quince ocasiones. Justo enfrente puedes visitar las cuevas, decoradas con multitud de estatuas budistas. La más conocida es la de Longhong.

En la cumbre de la montaña de Yuelun se encuentra la Pagoda de las Seis Armonías, originariamente un faro de madera de 100m. de altitud para orientar alos navegantes del río Qiantang. Decorada con imágenes budistas, ofrece unas vistas increíbles desde lo más alto.

En la ciudad encontramos dos museos muy interesantes: el Museo del Té (el mayor de China) y el Museo de la Seda.

También merece la pena el Jardín Botánico, con más de 4.000 especies.

En el casco urbano se encuentra la que es considerada la farmacia más grande y antigua de China, Hu King Yu. Es un edificio tradicional de dos plantas y alberga un museo de medicina y plantas. Los turistas acuden en masa para llevarse algún remedio de recuerdo (o no). Se encuentra en la calle Qing He Fang, rodeada por edificios de los siglos XIV y XV.

No puedes irte sin pasar por la Ciudad de la Seda, una zona con más de 600 tiendas para regatear y llevarte a casa cualquier prenda de seda que se te ocurra. Está entre las calles Xinhua y Jiankang.

Suzhou

Suzhou :: Canales Suzhou :: Canales Es conocida como la Venecia de Oriente debido a la gran cantidad de canales y puentes que posee. Está a sólo 100 km. de Shangai y es ideal para una excursión de un día.

Lo ideal es alquilar una góndola primero para visitar la ciudad por sus canales y luego visitarla a pie.

Al lado de uno de ellos transcurre la calle ShanTang Jie Street, de más de 1.500 años de antigüedad repleta de pequeños comercios y cafés.

La calle más importante es Ping Jiang Road, llena de tiendas y con el empedrado antiguo intacto. Las casas conservan todo el encanto del Medievo y están muy bien conservadas.

Si luego te das un paseo por sus jardines te sentirás en un auténtico paraíso oriental. El más conocido es el Jardín del Administrador Humilde, construido en el siglo XVI por un antiguo funcionario, de ahí su nombre. Consta de un gran lago y tres zonas visitables. Una es el lago propiamente dicho, que se puede visitar en barca y desde donde se accede al hermoso Jardín de los Bonsais. Luego hay otra zona de islas conectadas por pequeños puentes con una vegetación asombrosa: nenúfares, sauces… La tercera zona es la zona construida, con templos y más rocosa. Un paraíso oriental sacado de un cuadro.

Algo más apartado está el Jardín Liu, más tranquilo y acogedor y desde donde podemos acceder a la Clina del Tigre, donde se encuentra la Pagoda Yunyan.

En el norte tienes que visitar el Bosque de los Leones, un laberinto de rocas que fueron trasladadas desde el lago Tai y que en su conjunto tienen la forma de un león.

Por la noche en el Jardín del Maestro de las Redes podrás disfrutar de un fantástico espectáculo nocturno para acabar el día.

Descubre una cultura milenaria
  reservas@islasexoticas.com
  +34 987 232 315
  +34 677 473 444
Diseño y desarrollo: Webdreams
Contacta ahora